Seleccionar página

Pareciera ser que con la pandemia quieren tapar el bosque, durante el último tiempo venimos reclamando por el constante incremento de los combustibles que erosionan el precio del transporte automotor de cargas a niveles insostenibles, muy por encima del incremento del flete y siempre atado al valor de la moneda americana, sin embargo, el valor del petróleo retrocedió por debajo de los valores históricos y cuando se debería haber realizado un revalúo del valor del combustible con un descuento del orden del 30% en plena situación crítica, que dependen sustancialmente del trabajo del transporte automotor de cargas, desconocen dichas circunstancias.

El transporte automotor de cargas se brindó plenamente a la solución de los conflictos que implicaba la logística propia de la cuarentena, sin ningún tipo de incentivo, sin apoyo económico, financiero ni impositivo de ninguna índole, tampoco pidió nada. Simplemente se puso la carga al hombro.

No se puede mantener el precio del combustible bajo estas circunstancias, pero los llamados no son contestados, menos atendidos. Los impuestos los cobran con recargos por mora, bloquean cuentas y venden el combustible a precios irrazonables cuando casi están regalando el crudo. Alguien no entendió aún que si el transporte se muere el País se paraliza.