Seleccionar página

En Estonia comenzó una iniciativa para incrementar la seguridad vial, que se basa en sanciones de inactividad en vez de dinero.

Los accidentes de tránsito son una lamentable moneda corrientes en las rutas, autopistas y caminos de todo el mundo. Gran parte de ellos se cometen por la circulación a velocidades no permitidas, excesivas e inadecuadas. Según el Real Automóvil Club de España, es la segunda causa más frecuente de siniestralidad, por detrás de las distracciones.

Está comprobado que a mayor velocidad, la distancia de detención aumenta, el campo visual decrece, mientras se incrementan los riesgos de una colisión sumamente peligrosa. Es decir, cuando más rápido va el rodado, más metros necesitará para detener su paso.

Ante esta problemática a nivel mundial, los distintos organismos de seguridad vial buscan nuevas metodologías de alerta y sanción para aquellos que no respeten las señalizaciones. A pesar de los elevados montos de las multas, los accidentes por exceso de velocidad no bajan y en Estonia iniciaron pruebas piloto llamativas para modificar hábitos impregnados culturalmente.

Según ERR News, la compañía de radiodifusión pública del país europeo, las autoridades ofrecen a los conductores que excedan el límite de velocidad la posibilidad de elegir entre una multa de dinero o la retención del camión por 45 o 60 minutos en una playa de estacionamiento a la vera de la ruta. Solo los pilotos que no hayan tenido infracciones de tránsito tendrán la opción de elegir entre los dos tipos de sanciones.