Seleccionar página

En diálogo con Radio LU 2 de Bahía Blanca, Ramón Jatip presentó la postura de CATAC y las distintas federaciones respecto al reclamo iniciado hacia el Gobierno.

El presidente de CATAC inició: «El combustible no ha aumentado sustancialmente. Lo que nosotros reclamamos es que en abril de 2019 el barril de crudo valía 75 dolares y el litro de gasoil costaba 40 pesos; tras 12 meses el barril de crudo bajó un 70% y hoy se cotiza a 12 dólares, pero el gasoil no ha bajado nunca en Argentina, al contrario, sube. Debería bajar entre el 30% y el 35% en surtidor, pero el Gobierno mira para otro lado».

«Ante la pandemia, el Gobierno no ha bajado el combustible. El barril costaba 70 dólares, ahora 12 y no se adecua el precio. Los transportistas estamos haciendo un esfuerzo único, poniendo nuestros camiones para atender las 24 provincias, llevando los alimentos solos -sin trenes ni aviones- y necesitamos que el combustible baje el precio. El Gobierno no ha cumplido sus promesas, sólo nos puso la carga en el hombro y nosotros salimos. Exigimos que bajen los precios«, añadió Jatip.

En cuando al rol del Estado, expresó: «No nos han atendido, lo venimos pidiendo desde que los barriles empezaron a bajar. Hoy estamos sin recursos y el transporte se va a parar solo, sin falta de hacer un paro. Los bancos no nos han abierto las puertas, no podemos sacar nuestro dinero y el transporte funciona con pesos. Estamos en un momento tan malo que nos empezamos a parar solos. Que adecuen el combustible para que podamos seguir trabajando».

Y Ramón Jatip dejó bien en claro: «Con los empleados no tenemos ningún problema, preferimos vender camiones antes de despedir choferes. Son sagrados. Le pedimos al Gobierno que nos ayude a pagar obras sociales y sueldos para que podamos salir a la ruta nuevamente. Todos se metieron en sus casas menos nosotros».

Rigurosamente, el presidente de la Confederación Argentina de Transporte Automotor de Cargas afirmó: «La medida de fuerza es muy clara. Así como hace 40 días pedimos desde CATAC que nuestra gente salga a trabajar, hoy tendremos que pedirles que se queden en casa. Así como hemos pedido un sacrificio, hoy tendremos que decirles a nuestras cámaras que se queden en casa y se cuiden, pidiéndole disculpas a los argentinos. No tenemos más dinero, tenemos que resguardar a los choferes. Necesitamos que baje el combustible y nos asista el Gobierno».

«Desde que esto empezó, nosotros pusimos de nuestro peculio todo lo que teníamos. Hoy ya no tenemos más. El Gobierno nos prometió ayuda financiera, en AFIP, en los aportes patronales y no tuvimos nada«, cerró el diálogo.